A partir de hoy la DGT prohíbe vender patinetes eléctricos sin certificado

¡Atención, amantes de la movilidad eléctrica! En EcoMove estamos al tanto de los últimos cambios que revolucionan el mundo de los patinetes eléctricos. Con la entrada en vigor de la nueva normativa de la DGT, desde hoy, 22 de enero, se abre un nuevo capítulo en la historia de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP). Esta ley no es solo un conjunto de regulaciones; es un paso adelante en nuestra seguridad y la calidad de los productos que utilizamos a diario.

¿Te preocupa cómo te afectará esta ley si ya tienes un patinete eléctrico o estás pensando en comprar uno? Tranquilo, estamos aquí para aclararlo todo. Si ya cuentas con un patinete adquirido antes de esta fecha, podrás seguir disfrutando de tus recorridos urbanos sin preocupaciones hasta el 22 de enero de 2027. Y si estás pensando en adquirir uno nuevo, te contaremos qué debes tener en cuenta para hacer una compra segura y conforme a la normativa.

En este artículo, desglosaremos todo lo que necesitas saber sobre la nueva regulación de la DGT: desde qué es un VMP hasta cómo esta ley impactará el mercado y nuestras ciudades. ¡Sigue leyendo para estar al día y moverte de forma inteligente y segura!


Nueva normativa en marcha: patinetes eléctricos y su certificación obligatoria

Hoy, 22 de enero, marca un hito en el mundo de los patinetes eléctricos en España. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha una normativa clave que busca elevar los estándares de seguridad y calidad de estos vehículos tan populares en nuestras ciudades. Pero, ¿qué significa exactamente esta nueva ley para ti, como usuario o potencial comprador?

Primero, hablemos de las marcas y fabricantes. Ellos son los principales afectados por esta norma. Desde ahora, no podrán vender ningún patinete eléctrico que no posea un certificado de homologación expedido por la DGT. Esta medida asegura que todos los nuevos patinetes en el mercado cumplan con estrictas normas de seguridad y calidad, protegiendo así a los usuarios.

Pero aquí viene la buena noticia para nosotros, los usuarios: si ya tienes un patinete eléctrico que fue adquirido antes del día de hoy y este no cuenta con un certificado, no hay motivo de alarma. Podrás seguir utilizándolo legalmente hasta el 22 de enero de 2027. Esta ventana de tiempo nos da a todos los usuarios actuales un periodo de transición para adaptarnos a la nueva realidad de los patinetes eléctricos certificados y homologados.

Este cambio no es solo un requisito burocrático; refleja un compromiso con la seguridad y el bienestar en nuestras calles. Al exigir estos estándares, la DGT no solo protege a los conductores de VMP sino también a peatones y a otros usuarios de la vía pública. Estamos presenciando un paso adelante hacia una movilidad más segura y regulada, donde la calidad no es negociable.

Así que, ya seas un entusiasta de los patinetes eléctricos o simplemente alguien que busca un medio de transporte alternativo y ecológico, esta normativa es un cambio positivo. Es un paso hacia un futuro donde la movilidad personal no solo es conveniente y sostenible, sino también segura y confiable.


Cómo afecta a los usuarios actuales y futuros compradores

Con la nueva normativa de la DGT, es natural preguntarnos cómo nos afecta, ya sea que tengamos un patinete eléctrico o estemos pensando en adquirir uno. Vamos a despejar esas dudas.

Para los usuarios actuales: Si ya eres propietario de un patinete eléctrico comprado antes del 22 de enero, puedes respirar tranquilo. Tu patinete, aunque no tenga el certificado de la DGT, es completamente legal para circular por las calles hasta el 22 de enero de 2027. Esta moratoria de tres años te da tiempo suficiente para considerar una actualización a un modelo certificado, asegurando que tu medio de transporte se alinee con las futuras normativas de seguridad y calidad.

Para los futuros compradores: Si estás en el mercado buscando un patinete eléctrico, ahora más que nunca, es crucial que te asegures de que el modelo que elijas esté certificado por la DGT. Comprar un patinete certificado no solo te garantiza cumplir con la ley, sino que también te brinda la seguridad de que estás invirtiendo en un vehículo que ha pasado rigurosos controles de calidad y seguridad. Antes de hacer tu compra, te recomendamos revisar la lista oficial de patinetes certificados en la página web de la DGT.

Este cambio en la normativa es un gran paso hacia adelante en la movilidad urbana responsable. Para nosotros, los usuarios, significa adaptarnos a un entorno donde la seguridad y la calidad de los VMP son primordiales. Y para los fabricantes, es un estímulo para innovar y ofrecer productos que no solo nos lleven de A a B, sino que nos lleven de manera segura y fiable.

En EcoMove, entendemos que estos cambios pueden generar dudas. Por eso, estamos aquí para ayudarte a navegar en esta nueva era de la movilidad eléctrica. Ya sea que tengas un patinete antiguo o estés buscando uno nuevo, queremos que te muevas por la ciudad de manera informada, segura y conforme a la ley.


Desmintiendo mitos: lo que necesitas saber sobre el uso de patinetes sin certificado

En el mundo de la movilidad eléctrica, a menudo surgen dudas y mitos, especialmente cuando se introducen cambios normativos importantes como el que estamos experimentando. Es crucial tener claridad sobre lo que es y no es cierto respecto al uso de patinetes eléctricos sin certificado. Aquí vamos a desmentir algunos de los malentendidos más comunes y proporcionarte la información precisa.

Mito 1: «Si tengo un patinete sin certificado, debo dejar de usarlo inmediatamente»
Realidad: Si ya posees un patinete eléctrico comprado antes del 22 de enero de 2024, puedes seguir utilizándolo sin problemas hasta el 22 de enero de 2027. Esta moratoria te permite continuar disfrutando de tu patinete actual mientras te preparas para eventualmente adquirir uno que cumpla con las nuevas regulaciones.

Mito 2: «Los patinetes sin certificado serán objeto de sanciones inmediatas»
Realidad: Hasta el 22 de enero de 2027, los patinetes adquiridos antes de la fecha límite no serán objeto de sanciones por carecer del certificado. Este periodo de transición es crucial para que los usuarios se adapten a la nueva normativa sin presiones.

Mito 3: «Debo certificar mi patinete actual por mi cuenta»
Realidad: Como usuario, no necesitas buscar la certificación por tu cuenta para tu patinete actual. La responsabilidad de la certificación recae en los fabricantes y distribuidores de patinetes nuevos.

Mito 4: «Todos los patinetes serán prohibidos en el transporte público»
Realidad: Aunque algunas regiones y ciudades han establecido restricciones para llevar patinetes eléctricos en el transporte público, esto no es una norma generalizada en toda España. Siempre es recomendable verificar las regulaciones locales para estar seguro.


¿Qué es un VMP y por qué es importante la certificación?

Cuando hablamos de Vehículos de Movilidad Personal (VMP), nos referimos a esos compañeros de viaje de dos ruedas, propulsados exclusivamente por motores eléctricos, que nos ayudan a movernos por la ciudad de manera ágil y sostenible. Pero con la nueva normativa de la DGT, no cualquier patinete eléctrico podrá acompañarte en tus recorridos urbanos. La certificación se convierte en un sello de garantía y seguridad. Veamos algunos de los requisitos clave que deben cumplir los patinetes eléctricos certificados:

  1. Velocidad Máxima: La velocidad máxima permitida para un VMP es de 25 km/h. Si tu patinete supera esta velocidad, el motor dejará de proporcionar asistencia, asegurando que no se sobrepase el límite establecido.
  2. Sistema de Frenado: La seguridad es primordial, y por ello, los patinetes deben contar con dos frenos independientes capaces de lograr una desaceleración mínima de 3,5 m/s². En caso de patinetes con más de dos ruedas, se requiere un freno de estacionamiento adicional.
  3. Visibilidad: Para garantizar que seas visto en todo momento, los patinetes deben estar equipados con catadióptricos: frontales (blancos), laterales (blancos o amarillos) y traseros (rojos). Además, la luz de freno debe ser claramente distinguible.
  4. Avisador Acústico: Por seguridad, tu patinete debe contar con un avisador acústico efectivo, esencial para alertar a peatones y otros vehículos en situaciones de emergencia.
  5. Sistema de Estabilización en Aparcamiento: Para evitar caídas y mantener el orden en las vías, los patinetes con menos de tres ruedas deben incorporar un sistema de estabilización, como una pata de cabra lateral o un caballete central.
  6. Ruedas: Un aspecto crucial son las ruedas, que deben tener un diámetro mínimo de 203,2 mm y una superficie adecuada para garantizar una buena adherencia al terreno.
  7. Plegado Seguro: Pensando en la practicidad y seguridad durante el transporte, los patinetes deben incluir un sistema de seguridad doble para un plegado seguro.
  8. Marcaje: Cada patinete debe tener un marcaje único y visible que incluya información crucial como velocidad máxima, número de serie, y detalles del modelo.
  9. Portaidentificador: En la parte trasera, debe haber un espacio designado para llevar una identificación o etiqueta de registro.

Estos requisitos no son meras formalidades; representan un avance significativo en la seguridad y fiabilidad de los patinetes eléctricos. Al asegurarnos de que nuestro VMP cumple con estas especificaciones, no solo estamos cumpliendo con la ley, sino que también estamos contribuyendo a un entorno urbano más seguro y ordenado. La certificación es, en última instancia, un reflejo de nuestra responsabilidad como usuarios de la vía pública.


Quizás te interesen estos artículos relacionados